Cuatro bodegas del Empordà han decidido recuperar las ánforas de barro como recipiente para la elaboración de algunos de sus nuevos vinos. Desde hace un tiempo las bodegas empordanesas de Vinyes d’Olivardots, Gelamà, La Vinyeta y Gerisena, han destinado una pequeña muestra de su producción vinícola a recuperar esta milenaria técnica, utilizada por griegos y romanos hace más de 2.000 años.