En este enclave espectacular encontramos un hostal y restaurante, muy especial, y es que no podría ser de otra forma situado ante tan espectacular paisaje. Aunque el Hostal Sa Rascassa se estableció en 2002, parece que es un elemento más del ambiente de la cala, perfectamente integrado en la antigua vivienda del vigilante de la cala, ha heredado la personalidad de la zona, inspirando elegancia y calma, sin duda un refugio para el descanso.

Hay pocos pescados que ofrezcan las posibilidades creativas del bacalao tanto en la cocina tradicional como en la moderna. Desde que la tradición de la Cuaresma y las posibilidades de transporte del producto en salazón a los puntos del interior del país llenó de recetas nuestra gastronomía, hasta el momento actual donde la tradición se ha refinado al extremo, encontramos delicias con bacalao que para muchos de nosotros son de nuestros platos favoritos.