El Castell Palau dels Bisbes de Girona ubicado en La Bisbal, fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional en 1949, pero desde un principio es uno de los símbolos de la localidad y elemento fundamental de su identidad histórica y cultural.
La actual construcción data de los siglos XI y XII y es de origen románico. Aunque ya encontramos referencias documentales en el siglo IX, la transformación en Castell-Palau Episcopal corresponde al año 1180 y cabe destacar que fue ampliado, con un estilo renacentista, en el siglo XVI.

El 23 de marzo de 1887, el tren tranvía, conocido como Tren Petit, hizo su primer viaje. El trayecto, de vía estrecha, conectaba Palamós con Girona pasando por la Bisbal d’Empordà.
Una locomotora de vapor belga se encargaba de empujar los pequeños vagones por un recorrido que discurría unos cuántos kilómetros junto a la carretera.

El Terracotta Museu está dedicado a la preservación, la conservación y la difusión del patrimonio cultural de La Bisbal, la cerámica. Tras su visita, conoceremos ampliamente cuál ha sido el origen y la evolución de la principal actividad económica de esta zona de l’Empordà, un legado transmitido de generación en generación, y que ha llevado más lejos el significado del oficio de ceramista.