Los paisajes de la provincia de Gerona son de un valor incalculable. Su belleza se mezcla con, la flora y la vegetación, la fauna marina y terrestre y la cultura, siempre presente. Hoy vamos a hablar del parque natural de Torroella de Montgrí y l’Estartit, que gracias a su privilegiada ubicación cuenta con un atractivo singular.

El Parque se divide en tres zona diferenciadas por descubrir y que seguro van a sorprender a sus visitantes: los alrededores y entorno de Montgrí, el conjunto de Islas Medes y los humedales del bajo Ter (Baix Ter). Cada uno de estos espacios tiene sus características intrínsecas propias que le dan personalidad y que ofrecen distintos tipos de itinerarios y actividades a todo aquel que quiera acercarse.

Según la LHC (lista de hábitats de Catalunya), las Medas y el macizo del Montrgí cuentan con 25 hábitats distintos, de los cuales tres son prioritarios y once tienen interés comunitario. La flora y vegetación se ven constantemente condicionadas por las condiciones meteorológicas. El viento, la salinidad del agua y la acción de otros animales como los pájaros marinos son fuertes condicionantes de la vegetación. Al mismo tiempo, las características de los suelos y rocas sobre los que crece la flora y vegetación hacen que existan rarezas florísticas muy singulares, algunas de ellas exclusivas de Catalunya.

Por otro lado, se puede encontrar una fauna tildada de poco variada pero también muy singular. La más abundante es sin duda la gaviota patiamarilla, seguida de cerca por colonias de aves ardeidas como la garcilla bueyera, la garceta común o el martinete, así como el cormorán moñudo. En todo el conjunto geológico (Medas-Montgrí) se conocen hasta 189 especies de pájaros distintas, pero si algo es destacable dentro de la fauna de las Medas son los insectos y la gran diversidad existente, entre los que destacan las chinches de la malva.

Las Medas se han convertido en el paraíso de los amantes del submarinismo, y gracias a sus distintas profundidades se pueden realizar diferentes tipos de inmersiones. Centenares de especies de peces de mil colores entre algas iluminadas por el sol, pulpos, langostas, estrellas marinas y corales. Más de 600 especies conviven en este espectáculo para los sentidos.

Los humedales del bajo Ter es un espacio de unas 230 hectáreas clasificado como PEIN (Pla d’Espais d’Interés Natural). La zona de interés natural se sitúa al lado del litoral, jugando con la desembocadura del río Ter y la dinámica del propio río, variable según la época. Las desembocaduras de antiguos ríos, humedales, dunas y llanuras de inundación favorecen la aparición de juncos, cañas, barrillas y tarayes y a la vez atraen a numerosas especies de aves, reptiles, anfibios y mamíferos.

La riqueza de todos estos lugares y su diversa índole permiten la realización de actividades muy diversas para disfrutar solos, en pareja, con amigos o con familia. Rutas de senderismo y los deportes de bicicletas (BTT o cicloturismo) son las actividades estrella, pero no las únicas. También se pueden realizar paseos, visitas guiadas, observación de aves, rutas a caballo o motor, deportes acuáticos o terrestres y mucho más.

El parque de Montgrí, las islas Medas y los humedales del Ter son, sin atisbo de duda, uno de los grandes atractivos para visitar la provincia de Gerona y conocer de cerca paisajes, flora y fauna que nada tienen que envidiar a otras zonas protegidas en todo el mundo. Adentrarse en las profundidades del Mediterráneo o pasear cerca de los acantilados provoca a los visitantes una confluencia de emociones que los van a vincular con esta tierra para siempre.

Deja una Respuesta