El 12 de octubre se lleva a cabo la “encesa” (encendido) de la XIX Festa de la Carbonera de Forallac, una fiesta local que está ganando seguidores año tras año. Comenzó como una actividad pedagógica y antropológica, con el objetivo de dar a conocer cuál era el proceso de fabricación del carbono vegetal, del oficio de quienes se encargaban de esta tarea y de cómo se realizaba antiguamente en la zona de las Gavarres, pero gracias al gran interés que despierta año tras año, ha acabado siendo una de las celebraciones más populares de la zona.

La Festa de la Carbonera se alarga aproximadamente durante un mes, se trata de un trabajo colectivo en el que participan un gran número de personas durante la ejecución de las distintas fases, desde la construcción de la estructura de la carbonera o “empilar”, que se realiza con troncos de encina, roble y pino formando una “pila” vertical, “l’embalumar” que consiste en cubrir la pila inicialmente con brezo y después con tierra, dejando siempre libre una salida en la cima también conocida como “ojo”, que servirá posteriormente para prender fuego y alimentarla. En esta tarea se emplean unas dos semanas.

La siguiente fase es la “ensesa” (encendido), a la que prosigue el proceso de cocción o “cuita” del carbón que dura unos 15 días más, en los que los carboneros se cobijan en la conocida Barraca del Carboner, para poder vigilar día y noche que la pila se mantiene siempre encendida y humeante. Tras el proceso de fabricación en el que se obtiene el carbón, se realiza el “desempilar” o desmontaje de la pila, que acabará con la comercialización del producto final entre los interesados.

Durante esos días de coción, la pila de la carbonera es el centro de reunión, acampada y peregrinaje de todo tipo de curiosos. Por el día las escuelas del municipio se acercan a conocer su historia, ciclistas de paso, grupos de amigos, todos se suman por unos minutos o horas a esta reunión entorno a la carbonera.

La idea de la Festa de la Carbonera surgió desde la asociación de Amigos de las Gavarres, que trabajan para la conservación y la revalorización del patrimonio del macizo. En 1993 se les ocurrió proponer a dos excarboneros, Luis Pla y Simon Cruanyes, encender una carbonera en tierras del mas Baulida, en Sant Sadurní de l’Heura, junto al camino de los Médicos.

Actualmente y desde el año 1996, la carbonera se realiza en uno de los últimos espacios adecuados del macizo, el paraje conocido como Sobellàs, en Sant Climent de Peralta, cuya organización ha sido responsabilidad de l’Associació d’Amics del Cau dels Pins, de Sant Climent i Santa Susanna de Peralta, con los que también colabora el Ajuntament de Forallac, además la celebración cuenta con el apoyo del Consell Comarcal del Baix Empordà.

Durante la Festa de la Carbonera, se organizan también otra serie de actividades relacionadas con la difusión del patrimonio humano y natural del macizo de les Gavarres. Se espera también que los asistentes al III Congrés Internacional d’Arqueologia Experimental que se celebra em Banyoles, visiten el 19 de octubre la carbonera.

También te puede interesar...

Las mejores playas y calas de Platja d’Aro

El municipio de Platja d’Aro, uno de los principales núcleos turísticos de la Costa Brava, tiene todo lo necesario para garantizar diversión y calidad de servicio en nuestras escapadas de fin de semana y las esperadas vacaciones. Uno de sus...
Continuar

Pals, el mirador del Empordanet

Os proponemos una visita por Pals, uno bello pueblo medieval del Baix Empordà situado sobre la cima del Puig Aspre, donde se divisa una de las panorámicas más bellas del Empordanet, especialmente si visitamos el Mirador d’en Josep Plà. El...
Continuar

El Pla de Tudela mirador de la Mar d’Amunt

En el Pla de Tudela no sólo encontraremos una de las más sobrecogedoras vistas de la Mar d'Amunt, podremos disfrutar también de caprichosas formas geológicas que junto a una combinación de colores increíble, conforman un paisaje único que llegó a...
Continuar

Comparte la Festa de la Carbonera de Forallac en tus redes sociales...

Deja una Respuesta