Santa Cristina d’Aro es un bonito municipio, situado al sur del Baix Empordà, que limita con la comarca del Gironés y la Selva. Su núcleo está en el interior, a unos 15 km. de distancia de la costa, pero su localidad también posee algunas playas y calas, que aunque menos conocidas, son muy recomendables ya sea por su poca afluencia de visitantes o porque resultan lugares únicos.

Para visitar sus playas, recomendamos un recorrido que empieza cerca de la población vecina de Sant Feliu de Guíxols, una vez allí, siguiendo la dirección de la playa encontraremos a mano derecha el Monasterio de la ciudad, tras el cual veremos el indicador de la carretera local GI-682 en dirección a Tossa. Es en esta carretera, conocida por sus 365 curvas, donde podremos localizar las bellas y naturales playas de Santa Cristina d’Aro y disfrutar las vistas espectaculares del Mediterráneo que compensan enormemente el sinuoso trayecto.

El 30 de junio de 1892 iniciaba su primer viaje el ferrocarril que uniría Sant Feliu de Guíxols con Girona, también conocido como “Feliuet”, que este año celebra sus 125 años.
La puesta en funcionamiento de esta nueva línea, jugó un importante papel en el crecimiento económico de los municipios gerundenses por los que transcurría a finales del s.XIX. El tren iniciaba su trayecto en Sant Feliu de Guíxols, pasaba por Castell d’Aro, Santa Cristina d’Aro, Llagostera, Cassà de la Selva, Llambilles y Quart para finalizar su recorrido en la ciudad de Girona.