Hoteles con encanto Costa Brava. Playas de arena dorada. Calas de agua turquesa. Senderos con olor a pino y vistas al mar. La Costa Brava condensa toda la esencia del Mediterráneo, en sólo 150 kilómetros de litoral, y la mejor manera para disfrutar de este paraíso terrenal es alojarse en alguno de sus hoteles. La Costa Brava tiene establecimientos a la altura de su calidad paisajística y con una variedad que encajará en todos los gustos. Small boutique hotels, hoteles curiosos y románticos, casas rurales con encanto, habitaciones de ensueño, … la oferta es muy variada y seguro que apreciarás nuestras pistas para acertar en tu selección.

El 8 de agosto de 1958 en la pequeña ermita de Nuestra Señora de los Ángeles o Santuario dels Àngels, se celebró en secreto una boda muy especial, tras años de relación, Dalí y Helena Diakonova, más conocida por Gala (nombre que en ruso significa monaguillo) buscaron la intimidad y alejarse de la que podría haber sido la boda más mediática de la época. Sin publicidad ni intromisiones, buscaron un lugar alejado, que es, al mismo tiempo, un mirador increíble del Baix Empordà y Alt Empordà.

El buceo en pecios de la Costa Brava, es una de las experiencias más interesantes en las inmersiones de la zona. Siempre respetando las titulaciones necesarias y las capacidades de cada uno, bucear entre estructuras de acero, madera o hierro, ofrece paisajes submarinos únicos, asimilados por la flora y fauna marina en un nuevo entorno influenciado por la historia del barco hundido.
Hablamos de inmersiones marcadas por la situación del objetivo, por lo que las condiciones y profundidad son muy variables, existen algunas practicables incluso por los buceadores menos expertos, pero en su mayoría hablamos de inmersiones muy técnicas como por ejemplo el pecio “Saint Prosper”.

Las barracas de pescadores o “botigues” forman parte del Inventario del patrimonio marítimo y pesquero de la Costa Brava, son el testimonio de una relación entre el ser humano y el mar, patrimonio cultural expresado en forma de espacios y edificios. Se trata de construcciones levantadas junto al mar, que construían las cofradías o los municipios y que se utilizaban como refugio de pescadores o como almacenes para guardar las barcas, las redes y los utensilios de pesca.

Sant Feliu de Guíxols dispone de enclaves que son auténticos paraísos para los submarinistas y que ahora se verán favorecidos con la creación de dos nuevas Zonas Marinas para el Bioconocimiento. Estas demarcaciones recibirán un cuidado especial, gestionadas por el Municipio a través de acuerdos de Custodia Marítima y con la participación activa de toda la sociedad.

En la Costa Brava, conocer cuál es el vínculo que nos une con el mar y la tierra, la herencia de nuestros antecesores y la evolución que nos ha traído hasta nuestros días, es una tarea de obligado cumplimiento para todos los que amamos esta increíble parte de Girona. Por suerte, la Xarxa de Museus de la Costa Brava – Red de Museos de la Costa Brava, nos facilita el acceso a información interesante, sorprendente y necesaria.