Si eres un amante de los jardines y disfrutas con un recorrido entre bellos paseos y cuidadas decoraciones, a buen seguro desearás visitar los Jardines de Santa Clotilde. Situados en un increíble acantilado sobre la fantástica Cala de Sa Boadella de Lloret de Mar, son además, un excelente mirador desde donde apreciar una impresionante vista del mar Mediterráneo y de las preciosas playas cercanas.

Los jardines fueron diseñados en 1919 por el arquitecto jardinero Nicolau Rubió i Tudurí siguiendo el estilo paisajístico, utilizando toques delicados pero a la vez austeros, tomando como referencia el movimiento renacentista italiano. El autor, influenciado por su maestro Forestier y las formas de los jardines franceses, siguió una evolución hacia la modernidad, según la tenencia artística de la época, el Renacimiento. En aquel entonces florecía una nueva burguesía, nostálgica de prestigio, que tomó la ciudad de Florencia y el romanticismo como fuente de inspiración.

Los Jardines de Santa Clotilde, que cuentan con 15 hectáreas de extensión, son una obra de arte que se conserva perfectamente a día de hoy. Fueron un encargo del Marqués de Roviralta en honor a su esposa Clotilde y se construyeron antes de edificar la gran casa de estilo catalán de la finca, considerada por el escritor Josep Plà, en su libro “La Costa Brava”, como la “mejor casa del litoral comprendido entre Barcelona y Francia”.

En ellos podemos reconocer el acierto del artista jardinero, que supo sacar el máximo partido al lugar, ajustando las composiciones visuales a los límites del terreno y las líneas del acantilado. Convirtió, en 15 años, unos terrenos áridos en unos magníficos, frondosos y verdes jardines donde se alzan numerosos cipreses, pinos, eucaliptos y algunos naranjos.

El jardín es abierto, orgánicamente ligado al paisaje que lo rodea, en su trazado destacan las simetrías, se entrecruzan los caminos, las terrazas y rampas. Las agrupaciones de árboles que se alzan rigurosamente rectos, nos conducen hacia los distintos puntos de interés donde residen elementos ornamentales, estatuas de mármol de estilo neoclásico y bellas fuentes, una característica común de los jardines italianos del Cinquecento y del Seicento.

En los Jardines de Santa Clotilde no falta el agua como elemento, la encontramos mansa en los estanques del Ninfeo, ruidosa y viva en los chorros de las numerosas fuentes y surtidores a lo largo de los jardines, y por supuesto con toques a salobre por la proximidad al mar. Destaca la gran escalinata, encarada hacia la punta de Santa Cristina, escoltada por enormes cipreses, donde encontramos las sensuales “sirenas” de la escultora María Llimona, un descenso que ofrece una increíble perspectiva del cielo y el mar, todo un regalo para nuestra vista.

A finales del s.XX los propietarios cedieron los jardines al Ajuntament de Lloret, para que se encargara de su mantenimiento, aunque todavía conservan algunas propiedades de carácter privado. Se trata, sin duda, de una visita obligada, el precio de la entrada es de 5€ y existen precios especiales para grupos.

Aprovecha tu visita a Lloret de Mar...

También te puede interesar...

Experiencias contemporáneas en el Museo de Arte y Escultura Can Mario

Experiencias contemporáneas en el Museo de Arte y Escultura Can Mario

Más de 200 esculturas. Artistas de tallas mundial y artistas locales. Todos, genios y figuras de la cultura de hoy. Su filosofía viva en Can Mario, Palafrugell, ofrece a sus viajeros y habitantes una oferta artística de escultura modernista, fruto...
Continuar
El Museo del Vino y la Bodega Gran Claustro de Peralada

El Museo del Vino y la Bodega Gran Claustro de Peralada

Ahora que estamos en época de vendimia, queremos animarte a visitar el Museo del Vino del Castillo de Peralada, una construcción del s. XIV ubicada en el sótano del Convento del Carme, en una parte de las antiguas bodegas de...
Continuar
Descubre el museo más dulce. Museu de la confitura en Torrent

Descubre el museo más dulce. Museu de la confitura en Torrent

En el corazón de Torrent, una pequeña población del Baix Empordà (el término municipal es de 8 km2) cercana a Pals, Regencós y Palafrugell, encontramos el Museu de la confitura, una joya delicada y dulce, no sólo por el producto...
Continuar

Comparte los Jardines de Santa Clotilde en tus redes sociales...

Deja una Respuesta