Muchos son los pueblos del interior de la Costa Brava que merece la pena visitar y Sant Martí Vell es uno de ellos. Lo encontrarás al norte del macizo de las Gavarres, situado entre las localidades de Bordils, Sant Joan de Mollet, Flaçà, la Pera, Quart, Madremanya y Juià.
Este pequeño pueblo de la comarca del Gironés, de poco más de 17 Km2. guarda muchos siglos de historia en las piedras que forman sus estrechas calles y edificios. Encontramos la primera mención en la época medieval, en el año 1035, en el testamento de Gilabert de Cruïlles, se cree que aquí existía un antiguo castillo, propiedad de la familia de los Sant Martí, que junto a sus murallas protegían a los habitantes del pueblo.

Púbol es un pequeño y bonito pueblo medieval del Baix Empordà que pertenece al municipio de La Pera (Girona), y forma parte del conocido “Triángulo Daliniano”, junto a Portlligat (Cadaqués) y la ciudad de Figueres.
En este apartado pueblo empordanés, de pocas casas y poco más de 130 habitantes, fue escogido por Salvador Dalí para construir un hogar y remanso de paz a su musa inspiradora Gala, el conocido Castillo-Museu Gala Dalí , que fue construido en el s.XI.

Partiremos de la playa de Tamariu, una de las playas más bonitas, populares y concurridas de Palafrugell, situada al norte de la localidad, allí tomaremos dirección sur, hacia la cala Pedrosa, a la que no es posible llegar por carretera, tan sólo a pie o por mar. El trayecto que seguiremos, irá bordeando el mar y nos permitirá disfrutar de los aromas de mar pero también de la montaña, ya que atravesaremos una zona de bosque de abundante de vegetación. Recomendamos calzado adecuado para caminos de arena, piedras y montaña.

La Costa Brava es mayoritariamente conocida como lugar de vacaciones, por sus bellas playas y costas, su gastronomía, cultura y sus bellos paisajes, pero también es una zona de Cataluña donde se vive profundamente las tradiciones religiosas de la Semana Santa.
Como bien sabemos, la cultura popular define el carácter de los habitantes de una región, así que seas católico o no, te contamos cuales son las representaciones más destacadas de esta Semana Santa en algunos municipios gerundenses, que recomendamos visites.

En diversos puntos de la Costa Brava es famosa la tradición de escenificar pasajes de la vida de Jesús durante Semana Santa, mención especial merece “La Passió” de Sant Climent que se realiza desde hace cuatro décadas, en la localidad gerundense de Sant Climent Sescebes, municipio de l’ Alt Empordà, muy próximo a La Jonquera y situado en plena Sierra de la Albera.

En la pequeña localidad de Canapost, podemos visitar y disfrutar, una de las edificaciones más bellas e importantes del románico en Cataluña, la iglesia de Sant Esteve, dedicada al santo Esteve y al santo Cleto (San Anacleto – tercer papa de la iglesia cristiana entre los años 76 y 88), de quien cuenta la historia que el mismo apóstol San Pedro le hizo apostolado, y que fue bautizado por el Primer Papa.

La iglesia está formada por diferentes estilos, fruto de sucesivas ampliaciones, encontramos un cuerpo principal de estilo pre-románico (siglos IX o X) y una gran ampliación, correspondiente al período entre los siglos XI y XII, donde se construye una nave paralela de estilo románico y una torre campanario.

Aunque para la mayoría de turistas este precioso pueblecito pesquero del Alt Empordà es el motor de creación del “genio” del surrealismo Salvador Dalí, queremos destacar otras muchas razones que convierten a Cadaqués en uno de los puntos de la Costa Brava más bellos e interesantes que merecen una obligada visita con cámara fotográfica en mano.
Cadaqués – «cabo de rocas»
El origen del topónimo es «Cap de Quers» o «Cap d’Aques” cuya traducción sería “Cabo de rocas” ya que está situado mayoritariamente en el litoral del Parque Natural del Cap de Creus cuya belleza geológica le aportan el tono salvaje de la reserva natural.

La Costa Brava hace honor a su nombre en uno de los municipios más bonitos del Baix Empordà, Begur. Esta pequeña localidad de Girona, cuenta con un litoral de enorme belleza donde se combinan a la perfección 8 de las mejores calas y playas con rocas abruptas, bosques de abundante vegetación y unas frías pero maravillosas aguas cristalinas con fondos submarinos de gran riqueza.

En el Alt Empordà, en el sureste de la península del Cap de Creus, encontramos un paraje de gran belleza, una lengua de tierra que entra en el Mediterraneo aproximadamente 2 km, el Cap Norfeu. Pertenece al municipio de Roses y forma una estrecha península que cierra el Golfo de Roses, separando las magníficas playas de Cala Montjoi y Cala Joncols.
Forma parte del Parque Natural del Cap de Creus y es una zona bajo protección integral, terrestre y marina, por la riqueza natural del paraje y del medio submarino.

El macizo de Cadiretes, conocido también como Sant Grau o de l’Ardenya, es un espacio natural formado por un conjunto de montañas graníticas situado en la zona litoral de Girona. Abarca casi la totalidad del municipio de Tossa de Mar, parte del de Sant Feliu de Guíxols, Santa Cristina d’Aro, Llagostera, Vidreres y Lloret (comarcas de la Selva, el Gironès y el Baix Empordà) y está incluido desde el año 2004 en el Plan de Espacios de Interés Natural de Cataluña.

La localidad de Sant Feliu de Guíxols está situada entre Santa Cristina d’Aro y Castell-Plajta d’Aro, aunque antiguamente fue uno de los principales centros de la industria del corcho del Baix Empordà, su principal actividad es actualmente el turismo.
Entre muchos de los encantos que sus visitantes encuentran en el municipio; festivales musicales como el Porta Ferrada, museos y gastronomía, se encuentran sus diversas y magníficas playas.
Hoy hacemos un recorrido por las mejores playas y calas de Sant Feliu de Guíxols, tomando en cuenta su morfología y acceso.

Cuando Nicolau Font i Maig posó los pies en Cuba era apenas un joven muchacho, tras su interminable viaje llegó por fin al lugar soñado por muchos, la isla caribeña, pero le bastó pocos pasos para descubrir las calles de Jaruco y echar de menos de inmediato a su estimado Lloret.
Su tío había conseguido recaudar una gran fortuna y a su muerte quiso dejar su legado a su estimado sobrino.
El joven Nicolau continuó incrementando su fortuna y despertando la envidia de medio mundo, aprendió mucho del mundo de los negocios, descubrió nuevas dotes para negociar y persuadir, por lo que en poco tiempo alcanzó una enorme riqueza.

Os proponemos una visita por Pals, uno bello pueblo medieval del Baix Empordà situado sobre la cima del Puig Aspre, donde se divisa una de las panorámicas más bellas del Empordanet, especialmente si visitamos el Mirador d’en Josep Plà.
El mirador, que toma el nombre del famoso escritor palafrugellense, está situado en la Casa Museu Ca la Pruna, en este punto se puede observar la llanura empurdanesa en toda su extensión, terrenos de cultivo, arrozales, el macizo del Montgrí y las Illes Medes de fondo.

La Ermita de Santa Caterina está situada en uno de los valles del Macizo del Montgrí, por su situación, apartada y rodeada de naturaleza, se ha convertido para muchos empordaneses, en un espacio dedicado al Culto, a la vida espiritual y religiosa. Los visitantes acuden habitualmente en su tiempo de ocio o con la excusa de recorrer el camino pedregoso que sale de Torroella de Montgrí, lleva hasta la ermita de Santa Caterina y sube hasta el mismo Castell del Montgrí, también conocido como Castell de Santa Caterina.

En la provincia de Girona, en concreto en la comarca del Baix Empordà, encontramos un territorio en el que arquitectura medieval tiene una especial representación, por eso os proponemos una ruta de interior por diez medievales y bonitos pueblos empordaneses: Pals, Begur, La Bisbal, Peratallada, Palau-Sator, Canapost, Ullastret, Monells, Madremanya y Sant Martí Vell.

La arquitectura medieval es una expresión historiográfica que engloba la arquitectura de la Edad Media, período donde se desarrollaron tres estilos de arte medieval: el “bizantino”, vigente durante todo el período, el “románico” entre los siglos XI y XII, y el “gótico” que encontramos entre desde el siglo XII hasta el siglo XV.

La construcción de los “pous de glaç” (pozos de hielo) que encontramos distribuidos a lo largo del macizo de las Gavarres, nos confirma la importancia que el comercio del hielo tuvo para la economía local. Esta actividad se desarrolló durante los siglos XVII, XVIII y XIX, coincidiendo con un periodo climático de frecuentes y fuertes nevadas en la conocida “Pequeña Edad de Hielo”, que sufrió toda Europa y que ocasionó un descenso destacado en la temperatura media.

La población de l’Escala ha sido, por su situación estratégica, un lugar de entrada en la península Ibérica ya en tiempos de griegos y romanos. Años más tarde, para defenderse de los ataques de piratas, también fue el punto donde se levantó la Torre fortificada de Montgó, construida en 1598.
No es de extrañar que en tiempos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el lugar fuese también escogido por el gobierno franquista para construir una batería de búnkeres conocida como L-6, un conjunto de cuatro baterías que recorrían de norte a sur la bahía de Roses, con la misión de defender el territorio de un posible ataque aliado.

El municipio de Gualta tiene una extensión de poco más de 9 km2, está situado en la orilla derecha del rio Ter, entre las poblaciones de Ullà, Torroella de Montgrí y Fontanilles, a caballo entre las comarcas del Baix Empordà y el Baix Ter.
La Vila se encuentra sobre una llanura aluvial formada por la arena que arrastran los ríos Ter y Daró en su camino hacia la desembocadura, a tan sólo 15 metros de altura sobre el nivel del mar. Debido a esto cuenta con una gran red de canales y riegos, entre los que destacamos el Rec del Molí, el Rec de Madral o d’en Fonts.

Aprovechando vuestra visita al blanco y bonito pueblo de Cadaqués, os animamos a recorrer esta ruta que os llevará hasta el Faro de Cala Nans. Nuestro paseo se inicia en el núcleo central de Cadaqués, es una excursión muy amena y apta para toda la familia que se puede realizar en una salida de medio día, ya que el trayecto de ida y vuelta son unos 6 kilómetros.
El recorrido transcurre por el camino de ronda, inicialmente por zona asfaltada y más tarde por un sendero de piedras que bordea el litoral y pasa por diferentes calas. Este camino nos ofrece fantásticas vistas de la bahía de Cadaqués y de su famosa silueta. Recomendamos llevar un calzado cómodo y óptimo para terreno de piedras, protección solar y suficiente agua para hidratarse.

Lloret de Mar es conocido entre muchas virtudes por la belleza de su playas, su gastronomía, por la huella indiana que reflejan algunos de sus edificios más señoriales, pero sobretodo por uno de sus mayores emblemas, el Castell de Santa María, más conocido como Castell d’en Plaja. Encontramos esta famosa edificación a pie de playa, junto a la Cala de Sa Caleta situada al norte de la Platja Gran de Lloret, el centro de la vila, y su estampa es inmortalizada a lo largo de todo el año por las cámaras fotográficas de miles de turistas de dentro y fuera del país.

En ruta desde la cala de Aiguablava hasta la de Aiguaxelida y Tamariu, encontramos la Cova d’en Gispert al pasar la Cala de Tramadiu y antes de llegar a la Cala Marquesa. Esta cueva marina, aunque estrecha en algunas secciones, tiene un recorrido de 150 metros lo que la convierte en la más larga de la Costa Brava.
Su interior se puede recorrer en una embarcación pequeña, tipo kayak, encontrando dos partes claramente separadas, la primera, 90 metros de longitud, denominada Galería y la Sala, un espacio final con la “Taula”, una pequeña mesa de piedra que emerge como un islote.

Situado sobre uno de los acantilados más impresionantes de la Costa Brava, a 156 metros sobre el nivel del mar, en el cabo de Sant Sebastià de Palafrugell, encontramos el Conjunto Monumental de Sant Sebastià de la Guarda, un interesante conjunto monumental con más de 2600 años de historia y una variedad de edificios en los que podemos apreciar la evolución que este espacio ha sufrido a lo largo de los años, provocado por los cambios históricos, religiosos, sociales y culturales.

El origen del término Costa Brava tiene diferentes versiones, pero para muchos, su uso por parte de Ferrán Agulló (1863-1933) el 12 de septiembre de 1908 en un artículo publicado en el periódico La Veu de Catalunya, es el inicio de la denominación que claramente identifica la zona. En la esplanada situada frente a la ermita de Sant Elm, en Sant Feliu de Guíxols, encontramos un monolito conmemorativo de esta fecha junto a uno de los miradores abiertos al Mediterráneo más espectaculares que podemos encontrar.

La llegada del buen tiempo nos invita a salir a recorrer los bellos caminos de ronda que esconde esta bonita costa catalana. Hoy os proponemos uno corto, el camino de ronda desde la platja gran de Platja d’Aro hasta la Cala Belladona, de poco más de 2 km., unos 35-40 minutos de ida y otros tantos de vuelta. El camino es muy agradable, aunque con algunos tramos de escaleras un tanto pesados en algún punto, pero la recompensa vale la pena.

En la Cala Montgó encontramos un recorrido, apto para paddle surf o kayak, de gran belleza y con algunos valores únicos como la posibilidad de visitar la Cova de la Sal. Proponemos un circuito con una travesía de 3,4 millas (ida + vuelta) con un nivel de dificultad bajo si ceñimos el recorrido a la parte de dentro de la cala y medio/alto si realizamos el recorrido completo hasta el cabo Trencabraços.

Junto al pueblo de Colera en lo alto de la montaña adyacente podemos disfrutar de un mirador con unas vistas privilegiadas que recomendamos visitar. El acceso es sencillo aunque requiere de un poco de precaución, lo iniciaremos tras cruzar el puente metálico amarillo que supera el canal de salida del Club Náutico de Colera. Tomaremos el camino de ronda señalado dirección a la Playa de Garbet, y al pasar junto a un destacado pino, iniciaremos un ascenso de unos minutos hasta coronar la montaña de los Cañones.

El municipio de El Port de la Selva, está situado al norte del Cap de de Creus, a unos 33 km. de Figueres y a 70 km. de Girona, lo encontramos rodeado por las poblaciones vecinas de Llançà, Vilajuïga, Pau, Palau-saverdera, Roses y Cadaqués.
Se extiende frente al mar con sus bonitas casas blancas de arquitectura marinera que destacan frente a los colores azules del mar, el verde de las montañas, y los ocres y terrosos de las viñas, entre los que despunta el campanario de la Iglesia de Santa Maria de les Nieves.

En la Costa Brava encontramos uno de los lugares más preciados para submarinistas y amantes de la naturaleza: las Illes Medes o Islas Medas declaradas como Parque Natural Nacional Protegido en junio de 2010. Este archipiélago, que se encuentra frente a la playa del Estartit a tan solo un kilómetro de distancia, se trata de un conjunto de siete islas, el Medallot, la Meda Pequeña, la Meda Grande, las Ferrenellas, el Tascó grande, el Tascó pequeño y el Caballo Bernard, con una superficie aproximada de 21.5 hectáreas y forma parte del Parque Natural del Montgrí.

Entre los numerosos atractivos de Begur está la posibilidad de realizar inmersiones de submarinismo adaptadas a todos los niveles, desde los que buscan una iniciación o bautizo de buceo, hasta los más expertos que buscan paisajes submarinos repletos de vida y con configuraciones espectaculares. Entre las distintas inmersiones que se pueden hacer en la zona podemos destacar…